El fútbol vuelve al trabajo