Javier Reja, directo a Tokio