Rugby en silla de ruedas

El rugby en silla de ruedas fue creado en 1977 por un grupo de deportistas tetrapléjicos canadienses que buscaban una alternativa al baloncesto en silla de ruedas, que permitiera a los jugadores con movilidad reducida en brazos y manos jugar en igualdad de condiciones.

El deporte que desarrollaron, que incorpora algunos elementos del baloncesto, el balonmano, el voleibol y el hockey sobre hielo, se ha convertido desde entonces en uno de los más populares entre los espectadores de los Juegos Paralímpicos.

RugbyFoto

Practicado por dos equipos de cuatro jugadores en una cancha interior del tamaño de las que se utilizan en el baloncesto, el rugby en silla de ruedas se juega con una pelota blanca idéntica a las usadas en el voleibol. El objetivo es atravesar con el balón la línea de fondo del campo del rival.

El choque entre las sillas de ruedas sí está permitido, pero no lo está el contacto físico entre los jugadores. Esta disciplina, por tanto, requiere competidores dotados de grandes dosis de habilidad y fortaleza.

La primera vez que se pudo ver este deporte en unos Juegos Paralímpicos fue en Atlanta 1996, aunque sólo a modo de exhibición. En Sidney 2000, ya se disputó como evento con medallas.

Enlace a la Federación Internacional de Rugby en Silla de ruedas: 
http://www.iwrf.com/

Enlace a la página de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física (FEDDF): 
http://www.feddf.es/deporte/103/rugby.html

CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN TOKIO 2020:

Guía General de Clasificación Deportiva (Inglés)

Normativa de Clasificación Deportiva en Rugby (Inglés)