España finaliza con 29 medallas en octavo lugar del Mundial de Natación Paralímpica de Madeira

Imágenes de Toni Ponce, Nuria Marqués, Marta Fernández, Anastasiya Dmytriv, Sarai Gascón y Michelle Alonso

El Equipo Español de Natación Paralímpica ha terminado el Campeonato del Mundo de Funchal (Madeira) con más del doble de medallas que las logradas en el mundial anterior, mientras en Londres 2019 se lograron 14 preseas, en esta ocasión han sido un total de 29 medallas: 7 de oro, 11 de plata y 11 de bronce, lo que ha situado al equipo español en el octavo lugar del medallero.

La selección española ha estado liderada por dos nombres ya muy consagrados, como son Toni Ponce, quien ha sido el nadador con más medallas, seis (dos de oro, tres de plata y una de bronce), y Marta Fernández, también con dos oros, más una plata y un bronce, para un total de cuatro preseas. Pero también ha estado marcada por la irrupción fulgurante de una niña de 13 años como una de las grandes estrellas del futuro del Equipo Español: Anastasiya Dmytriv, que ha logrado una colección completa de medallas, oro, plata y bronce.

Aunque el resultado final se haya podido ver influenciado por la ausencia de grandes potencias de la natación paralímpica como son Rusia, China y Bielorrusia, lo cierto es que la actuación del Equipo Español es francamente positiva, situándose en octava posición de un medallero liderado brillantemente por Italia, que con sus 64 metales (27 de oro, 24 de plata y 13 de bronce) quedó muy destacada del segundo clasificado, Estados Unidos (40 medallas, 24 de oro, 9 de plata y 7 de bronce) y del tercero, Brasil (53 preseas, 19 oros, 10 platas y 24 bronces).

El nadador español más laureado en Madeira ha sido el barcelonés Toni Ponce, quien se ha proclamado campeón del mundo en los 200 metros estilos y en los 100 metros braza en su categoría de discapacidad física severa S5. Asimismo, ha sido subcampeón en 50, 100 y 200 libre, además de lograr el bronce como componente del relevo 4 x 50 libre mixto de discapacidad física severa (20 puntos o ‘clases bajas’).

La gran figura del Equipo Paralímpico Español en los Juegos de Tokio, Marta Fernández, volvió a estar en lo más alto del podio en dos ocasiones en este mundial, además de completar su colección de metales con una plata y un bronce. Los oros para la burgalesa con parálisis cerebral fueron en 150 estilos y en 50 mariposa, mientras que se proclamó subcampeona del mundo en 50 m. braza y participó también, como Ponce, en el relevo 4 x 50 libre que se llevó el bronce.

Pero la noticia más esperanzadora para la natación paralímpica española fue el estreno triunfal de la jovencísima Anastasiya Dmytriv, de 13 años. La nadadora almeriense con discapacidad en un brazo, del Club Mare Nostrum de El Ejido, se proclamó campeona del mundo en los 100 m. braza de la clase SB8, batiendo a la actual campeona paralímpica, la irlandesa Ellen Keane. Y unió esta medalla a la plata formando parte del relevo de 4x100 estilos mixto de discapacidad física y al bronce en los 200 m. estilos individual, clase SM9.

Otra gran estrella de la natación paralímpica española, la catalana Sarai Gascón, volvió a demostrar su calidad y su carácter competitivo y se llevó de Funchal una cosecha de cinco medallas, dos de plata (en los 200 metros estilos y en el relevo mixto 4x100 estilos) y tres de bronce (en 50 y 100 libre y en el relevo mixto 4x100 libre), todo ello en su categoría de discapacidad física S9.

Quienes no fallaron tampoco fueron Michelle Alonso y Nuria Marqués, que volvieron a lo más alto del podio, esta vez en un mundial. Con su oro en Funchal, la canaria continúa con su dominio total en la prueba de 100 metros braza para nadadoras con discapacidad intelectual desde que triunfara ya en Londres 2012. Por su parte, Marqués, catalana con discapacidad en una pierna, se proclamó campeona del mundo en los 100 metros espalda clase S9.

Entre los multimedallistas españoles también hay que destacar a otra ya histórica nadadora pese a su juventud, María Delgado. La zaragozana con discapacidad visual subió al podio de Funchal en cuatro ocasiones: dos medallas de plata en los relevos de nadadores con discapacidad visual 4x100 libre y 4x100 estilos y dos de bronce en pruebas individuales de la S12 100 mariposa y 100 espalda.

Prueba del buen estado de salud de la natación paralímpica española ha sido el hecho de que se han logrado nada menos que cinco medallas en pruebas de relevos. Los dos equipos mixtos de discapacidad visual lograron sendas medallas de plata, en 4x100 libre (J.R. Cantero, M. Delgado, I. Salguero y M. Polo) y 4x100 estilos (E. Alhambra, M. Delgado, M. Polo y J.R. Cantero), mientras que en las categorías de discapacidad física hubo una plata, en 4x100 estilos mixto, discapacidades menos severas o ‘clases altas’ (34 puntos) (I. Llopis, A. Dmytriv, J.A. Marí y S. Gascón); y dos bronces, en 4x100 libre 34 puntos ( I. Llopis, S. Gascón, N. Zudaire y A. Schrenck) y en 4x50 libre discapacidades severas o ‘clases bajas’ (20 puntos) (T. Ponce, M. Luque, M. Fernández y N. Zudaire.

En cuanto a los resultados por las federaciones españolas participantes en este mundial de natación paralímpica, hay que destacar que la gran mayoría de las medallas han sido conseguidas por nadadores de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física, con un total de 20 medallas, 4 de oro, 8 de plata y 8 de bronce. La Federación Española de Deportes de Ciegos ha logrado 5 medallas (2 de plata y 3 de bronce), la Federación Española de Deportes de Personas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido cuenta con las cuatro medallas de Marta Fernández (aunque una de ellas, la del relevo, la consiguió junto a compañeros de la FEDDF) y la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Intelectual consiguió el oro de Michelle Alonso.

La lista de medallistas españoles se completa con varios nadadores que lograron más de una presea: Íñigo Llopis, dos platas y un bronce; Miguel Luque una plata y dos bronces; y Nahia Zudaire, tres bronces. Y los que se hicieron con una medalla individual: Óscar Salguero, una plata; Borja Sanz, una medalla de bronce y David Sánchez, también bronce. Por último, los medallistas en pruebas de relevos sin presea individual fueron Marian Polo y José Ramón Cantero, con dos medallas cada uno, y Enrique Alhambra, Iván Salguero, José Antoni Marí y Ariel Schrenck, con una.